Inicio / Jesús / El gobierno de Nicaragua ha expulsado a los sacerdotes detenidos arbitrariamente

El gobierno de Nicaragua ha expulsado a los sacerdotes detenidos arbitrariamente

(ANÁLISIS) En los últimos meses (y años) el gobierno de Nicaragua ha reprimido a los líderes y organizaciones religiosas del país.

Entre otras cosas, el presidente Daniel Ortega «ordenó arrestar a sacerdotes y obispos, obligarlos a exiliarse y agredirlos verbalmente, tildarlos de ‘criminales’ y ‘golpistas’ y acusados ​​de incitar a la violencia».

Debido a los ataques, en agosto de 2022, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó la «intensificación de la represión contra miembros de la Iglesia Católica Romana en Nicaragua». El ICHH calificó los hechos como: “Persecución sistemática, criminalización, acoso, acoso policial, comentarios estigmatizantes por parte de autoridades del Estado y en general actos de represión dirigidos a miembros de la Iglesia Católica Romana.

A la Iglesia de Nicaragua, por sus esfuerzos de mediación en los diálogos nacionales de 2018 y por su postura crítica en la denuncia de violaciones de derechos humanos en el contexto de la crisis actual en Nicaragua.» Por ejemplo, en 2022 también se han producido cierres y confiscaciones de bienes de varias organizaciones vinculadas a la Iglesia Católica Romana, entre ellas la Universidad Católica de Agricultura y Ganadería del Trópico Seco, varias escuelas de la diócesis de Estelí y las Misioneras de la Caridad de San Pedro. .Teresa de Calcuta. , cuyos miembros fueron expulsados ​​de Nicaragua.

Esta represión continuó en 2023. El día de Navidad de 2023, el gobierno arrestó y detuvo arbitrariamente a clérigos, incluido el padre Silvio Fonseca, quien ha criticado abiertamente la intensa persecución de la Iglesia católica por parte del gobierno de Nicaragua, y al obispo Isidro Mora y al padre Pablo Villafranca, cada uno ofreciendo oraciones. antes de las detenciones del obispo Rolando Álvarez, encarcelado injustamente.

Además, el 24 de diciembre de 2023 (Nochebuena), el gobierno condenó a seis años de prisión a seis ex trabajadores de la organización católica Cáritas, Julio Sevilla, Julio Berríos, Bladimir Pallés, María Verónica Herrera Galeano, Freydell Andino y Mariví Andino. acusado de presunto blanqueo de dinero. Sigue a meses de otros ataques contra líderes religiosos, incluida la sentencia del obispo Rolando Álvarez a 26 años de prisión, la deportación de prisioneros de conciencia religiosos a los Estados Unidos y el Vaticano, y el cierre de instituciones católicas caritativas y educativas como la Jesuitas. Universidad de Centroamérica.

Se ordenó al obispo Rolando Álvarez permanecer bajo arresto domiciliario, acusado de «conspiración» y «difusión de noticias falsas». También fue acusado de «dañar al gobierno y a la sociedad nicaragüenses» después de criticar al gobierno por cerrar varias estaciones de radio católicas y abusos más amplios contra los derechos humanos.

Posteriormente fue condenado a 26 años de prisión tras negarse a ser extraditado a Estados Unidos, y se dice que fue juzgado por diversos cargos, entre ellos traición, socavamiento de la integridad nacional y difusión de noticias falsas. Se ha informado que también fue multado y despojado de su ciudadanía.

El 4 de enero de 2024, la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional emitió un comunicado condenando enérgicamente al gobierno de Nicaragua.

El vicepresidente de la USCIRF, Frederick A. Davie, dijo: «La USCIRF está indignada de que el gobierno de Nicaragua haya decidido continuar con la brutal represión contra miembros de la Iglesia católica por hablar abiertamente sobre la libertad religiosa y los abusos a los derechos humanos que ocurren en el país. Se ha vuelto cada vez más claro que El presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo que pretenden silenciar pacíficamente la voz de cualquier persona siguiendo los dictados de su conciencia.’

El comisionado de USCIRF, Frank Wolf, agregó: «Pedimos al Congreso de los Estados Unidos que ayude a detener estas flagrantes violaciones de la libertad y responsabilice a los infractores aprobando la Ley de Restauración de la Soberanía y los Derechos Humanos de Nicaragua de 2023. Este proyecto de ley amplía la capacidad del gobierno de los Estados Unidos para castigar a los responsables de libertad religiosa y en apoyo a las violaciones de derechos humanos y garantiza el apoyo del gobierno de Estados Unidos al Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos en Nicaragua, que está trabajando diligentemente para investigar todas las presuntas violaciones y abusos de los derechos humanos ocurridos en el país desde 2018”.

Esta pieza fue reimpresa Forbes con permiso

Puede interesarte

El Estado indio recorta el salario de algunos profesores de escuelas religiosas musulmanas - Mundo

El Estado indio recorta el salario de algunos profesores de escuelas religiosas musulmanas – Mundo

Las autoridades del estado más poblado de la India suspendieron esta semana algunos pagos a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *