Inicio / Comunidad / Se cumplen 70 años del descubrimiento de la vocación al sacerdocio por parte del Papa Francisco

Se cumplen 70 años del descubrimiento de la vocación al sacerdocio por parte del Papa Francisco

Hace setenta años, el 21 de septiembre de 1953, el joven Jorge Mario Bergoglio -hoy Papa Francisco- se confesó ante una fiesta y vivió una experiencia de misericordia, que se convirtió en un momento decisivo en su vida y que lo llevaría a su vocación sacerdotal.

De Noticias del Vaticano

La vocación sacerdotal del Papa Francisco nació hace setenta años, el 21 de septiembre de 1953. Jorge Mario Bergoglio tenía casi 17 años.

El 11 de marzo de 1958 ingresó en el noviciado de la Compañía de Jesús. El 13 de diciembre de 1969, pocos días antes de cumplir treinta y tres años, Jorge Mario Bergoglio sería ordenado sacerdote.

En Argentina, el 21 de septiembre se celebra la fiesta del estudiante; Para la Iglesia es la fiesta de San Mateo, el pecador público llamado por Jesús a ser Apóstol. El propio Santo Padre contó en 2013 lo ocurrido en aquel día tan especial, en 1953.

«Antes de ir a la fiesta, pasé por la parroquia a la que iba, encontré un sacerdote que no conocía y sentí la necesidad de confesarme. El encuentro fue una experiencia para mí: vi que alguien estaba esperando yo. Pero no sé qué pasó, no lo recuerdo, no sé muy bien por qué estaba ahí ese cura, no sabía, por qué sentí esas ganas de confesarme, pero la verdad es que que estaba esperando a alguien. Me había estado esperando durante mucho tiempo. Después de la confesión, sentí que algo había cambiado. Ya no era el mismo. Escuché una voz. Tenía un llamado: estaba convencido de que debía convertirme en un sacerdote. Esta experiencia de fe es importante. Decimos que debemos buscar a Dios, ir a Él para pedirle perdón, pero cuando vamos, Él nos está esperando, ¡Él es el primero!… ir (un) pecador. , pero él está esperando para perdonarte. (Vigilia de Pentecostés del 18 de mayo de 2013)«

La vocación del Papa Francisco nació de la experiencia de la misericordia de Dios. El Papa Francisco eligió como lema “Miserando atque eligendo”, tomado de las Homilías del Venerable San Beda (Hom. 21; CCL 122, 149-151), quien, comentando el pasaje evangélico sobre la vocación de san Mateo, escribe: “Vidit ergo lesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi sequere me(‘Jesús vio al publicano y, como vio y escogió con ojos de misericordia, le dijo: Sígueme’).

El Papa Francisco ha descrito en repetidas ocasiones el cuadro de Caravaggio sobre la vocación de San Mateo en la iglesia de San Luigi dei Francesi en Roma, que a menudo le gustaba observar.

«Jesús venía de curar a un paralítico y al salir se encontró con este hombre llamado Mateo. Dice el Evangelio: «Vio a un hombre llamado Mateo». ¿Y dónde estaba este hombre? Sentado en la caja de impuestos. Una de las cosas que hizo . Los israelitas pagan impuestos, los romanos para dar: un traidor a su pueblo. Estos fueron despreciados. El hombre se sintió rechazado por Jesús. Le dijo: «Sígueme». Y él se levantó y lo siguió. » Pero, ¿qué pasó? ? Ésa es la fuerza de la mirada de Jesús. Seguramente lo miró con tanto amor, con tanta misericordia: esa mirada de Jesús misericordioso: ‘Sígueme, ven’. Y el otro mirando hacia un lado, un ojo en Dios y el otro en el dinero, agarrando el dinero como lo pintaba Caravaggio: así, pegado y además con una mirada maliciosa y grosera. Y el amoroso y misericordioso Jesús. Y la resistencia del que quería dinero -era esclavo del dinero- se derrumba. «Y se levantó, y lo siguió.» Es una batalla entre la misericordia y el pecado. Pero ¿cómo entró el amor de Jesús en el corazón de ese hombre? ¿Cuál fue la entrada? Porque el hombre sabía que era pecador: lo sabía. La primera condición para ser salvo es sentirse en peligro; La primera condición a curar es sentirse enfermo. Sentirse pecador es la primera condición para recibir esta mirada compasiva. Alguien podría decir: ‘Padre, pero ¿es realmente gracia sentir el pecado?’ Para sentir la verdad. Pero no un pecador en abstracto: un pecador por esto, por esto, por esto. ¡Pecado concreto, pecados concretos! ¡Y todos tenemos muchos de ellos! Vayamos allí y dejemos que Jesús nos mire con esa mirada compasiva y llena de amor… (Homilía en Santa Marta, 21 de septiembre de 2017)’

El Papa Francisco ha reconocido a menudo que puede identificarse con San Mateo.

«Como ese dedo de Jesús, hacia Mateo. Así soy yo. Así me siento. Como Mateo. Es el gesto de Mateo el que me sorprende: toma su dinero, como diciendo: ‘¡no, yo no! No, este dinero’. ¡es mio!» Aquí estoy: un pecador a quien el Señor ha rechazado. Y esto es lo que dije cuando me preguntaron si aceptaría ser elegido Papa… (Entrevista al Padre Antonio Spadaro, SJ, 19 de agosto de 2013)»

Puede interesarte

Mission begins by meeting Jesus in the Scriptures and the Eucharist, Pope Francis says

Según el Papa Francisco, la misión comienza con el encuentro con Jesús en las Escrituras y en la Eucaristía

Habiendo llegado a conocer a Jesús a través de las Escrituras y la Eucaristía, los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *